¿Cómo escoger el nombre del bebé?

Al elegir el nombre para el bebé, hay muchas opciones que juegan en la decisión final de los padres. Una de ellas se centra en la posibilidad de seguir una tradición o romperla, prefiriendo un nombre poco frecuente pero con un fuerte significado.

Muchos padres quieren regalar a sus hijos un nombre fuera de lo común, un nombre que marque su individualidad. Este deseo es irreprochable. Sin embargo, en la búsqueda de un nombre original hay que tener en cuenta que el bebé cargará con ese nombre toda la vida y por lo tanto debemos pensarlo muy bien.

Algunos ejemplos:

- “Sylvia” puede ser muy lindo, pero la nena posiblemente se pasará la vida aclarando que su nombre es “con y, no con i”. Un nombre que nadie pueda escribir o peor, pronunciar, dará lugar a equívocos y complicaciones administrativas.
- Muchas personas, por otra parte, han señalado que padecieron burlas de otros chicos en la escuela por un nombre demasiado original, pero que con el tiempo agradecieron a sus padres haberles obsequiado un nombre que no comparten con miles de personas más.
- Tal vez otra vieja “regla” pueda ser útil en estos casos: si el apellido es Gómez, tal vez algo más original que José sea conveniente. Si el apellido ya es difícil de pronunciar, un nombre tradicional, que no esté en la lista de los más de moda, será tu mejor opción.

Nombres de Familia

Es una tradición bastante común que las parejas pongan a su primogénito el nombre del padre o la madre. Hay opiniones tanto a favor o en contra de esta costumbre pero la verdad es que lo importante es cómo se sientan ustedes continuando o rompiendo con la tradición. Pero como con las otras alternativas, tienen que pensar en las consecuencias y derivaciones de la elección.
Ponerle a un bebé el mismo nombre que su padre probablemente implicará que, para diferenciarlo, todo el mundo lo llame con un diminutivo o un apodo. Tenlo en cuenta y si decides seguir con la tradición, piensa si prefieres que lo llamen, por ejemplo, Francisquito, Paco, Pancho o Panchito, ¡y gánales de mano!
Un nombre que nadie pueda escribir o, peor, pronunciar, dará lugar a equívocos y complicaciones administrativas.

comentarios