Creciendo con tu bebé

Durante todo este tiempo ya aprendiste a reconocer sus expresiones y necesidades a partir de sus tonos de voz y las caritas que hace, igual que él aprendió a reconocer esos gestos en ti.

Creciendo con tu bebé

A esta altura ya tienes claro que tu bebé crece a pasos agigantados. De esa pequeña criatura que recién empezaba a escuchar tu voz a este bebito que está entre sus gateos y sus primeros pasos, hay un trecho enorme, casi tanto como el que hay entre tus primeros días como papá y el papá en que te fuiste convirtiendo hasta ahora.

Pero como ves, las cosas van transformándose constantemente, y eso quiere decir que tú también tienes que ir buscando nuevas formas para nuevas necesidades.

El bebé, poco a poco, comienza a necesitar a su mamá con menos urgencia, y a buscar también tu apoyo y tu presencia con más frecuencia que antes. Por eso es importante que, además de los momentos que compartan como familia, vayas generando espacios para los dos. Esto fortalecerá su vínculo y los acercará plenamente.

Hay muchas formas de mostrarte presente en su vida. Por ejemplo, tú también deberías saber qué alimentos le gustan, cuáles le encantan y cuáles le producen rechazo. ¿A qué hora come habitualmente? ¿Cuál es su ritmo? Si estás perfectamente al tanto de estas cuestiones, serás de gran ayuda para tu pareja y te sentirás cómodo como padre cuando ella esté fuera de la casa por algún trámite o inclusive por motivos laborales y te toque quedarte a cuidar al bebé. El momento del alimento es muy especial para compartir: cocínale su comida y compártela con él, verás que resulta placentero.

También puedes crear una rutina compartida: momentos reservados exclusivamente al juego, o a dibujar, o salir a caminar con tu hijito pueden ser programas maravillosos para ir creciendo como papá.

comentarios