El desayuno infantil

Por la mañana, los niños necesitan reponer sus reservas de energía. Como se encuentran en una etapa de crecimiento, el desayuno es, sin lugar a dudas, una de las comidas principales.

Desde que nació, el bebé se despierta y pide su ración de leche. Ahora, hay veces que debemos insistirle al niño para que tome su desayuno. Para algunos nutricionistas esta es la comida más importante del día, ya que restaura el organismo después de varias horas de sueño.

Un desayuno completo

La edad ideal para comenzar a acostumbrar al niño a tomar un desayuno completo es entre 1 y 3 años. Además, para que sea nutritivo, el desayuno debe aportar:

• Energía rápida a través de los azúcares contenidos en miel, frutas y jugos
• Energía de reserva, presente en las grasas aportadas por la leche entera y los quesos
• Proteínas minerales y vitaminas, que complementan lo anterior con panificados y cereales fortificados

Un desayuno equilibrado previene la irritabilidad, permite a los niños concentrarse en el juego y evita el picoteo y la ansiedad de comer a destiempo, lo que contribuye a mantener un peso adecuado.

El hábito del desayuno

Si tu hijo es de levantarse muy temprano, además del desayuno es importante que a media mañana le ofrezcas una colación, que pueden ser bocados saludables, lácteos o frutas.

Tengan en cuenta que el niño copia lo que ve en su hogar; por lo tanto, si le insisten en que desayune, lo mejor será que los vea desayunar a ustedes también. Con un poco de esfuerzo, levantarse un rato antes de salir de casa es bueno para compartir un rato en familia.

comentarios