Empezando clases de natación

Si ya decidieron comenzar a llevar a su bebé a una piscina regularmente hay algunos aspectos para tener en cuenta. Les dejamos varias recomendaciones.

580_f2


Dentro de lo posible, pregúntenle a sus amigos o parientes que tengan hijos pequeños si tienen un club o piscina para recomendarles.

Si bien en cualquier caso debe haber personal calificado, cuando se trata de trabajar con niños algunas personas tienen más carisma que otras. Si algún conocido tuvo una muy buena experiencia y les recomienda un lugar que les queda cómodo, ¡no lo duden!

Los bebés se sienten más seguros en ambientes pequeños, de modo que si no se adapta inicialmente a la piscina, prueben en una de esas piscinas para niños que suelen tener en algunos complejos. Es importante que el bebé vaya ganando confianza de a poco.

Es una buena idea tener un juguete de agua que puedan llevar a la piscina para familiarizar a su bebé con su nuevo entorno. También es aconsejable que al principio pase ratos relativamente cortos en la piscina hasta que adquiera suficiente confianza en el agua.

Programen su visita a la piscina entre comidas y bien alejada de sus horarios de sueño. Y sobre todo, ¡recuerden sonreírle e irradiar seguridad en todo momento!

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×