En qué cosas ahorrar

¿Les resulta difícil ahorrar? No desesperen, a veces no se trata de afrontar grandes recortes, sino de ir descubriendo pequeños trucos para evitar que los descuidos, a la larga, terminen generando grandes gastos.

En qué cosas ahorrar

En realidad, no se trata más que de prestar atención a los gastos actuales.

Estrategias eficaces para gastar menos

• Empiecen por revisar las cuentas de los consumos habituales: ¿los planes de telefonía móvil que usan son los adecuados, rinden como deberían? Tal vez sea momento de cambiarlos por otros más convenientes, o de negociar con la empresa una rebaja por grupo familiar. En ocasiones, las compañías renegocian las tarifas para retener a los clientes de larga data; con intentarlo no pierdes nada, y hasta es posible que salgan más beneficiados de lo que piensan. Hagan la misma evaluación con su servicio de Internet: en muchos casos, pueden conseguir buenos precios por paquete (Internet y televisión por cable, Internet y teléfono, etc.) en lugar de contratarlo como un servicio independiente. Pueden aplicar la misma estrategia a otros gastos habituales: el gimnasio, el seguro del carro, etc.
• Es importante que presten atención a la relación precio-cantidad: por ejemplo, comprar galletitas en envase familiar resulta mucho más económico que llevarlas en paquetes pequeños, y sin embargo se trata del mismo producto. Esto también sucede con los demás productos: cuanta mayor sea la cantidad fraccionada, menor resultará su precio.
• Las ferias americanas y tiendas de caridad que venden usados son una excelente opción a la hora de encontrar cosas divertidas y útiles. Los electrodomésticos suelen haber sido testeados y, en caso de que fuera necesario, reparados, con lo cual encontrarán que funcionan correctamente, y podrán comprarlos al menos a la mitad de lo que cuestan nuevos. Si les gusta la vajilla de calidad y con detalles, de esa que ya no suele fabricarse, también son lugares ideales.

Planificar las compras

Las compras resultarán más convenientes si las planifican de antemano. Quizá les parezca obvio, pero si de ahorrar se trata no hay mayor error que ir al supermercado sin una lista de lo que realmente necesitan. Si no, terminarán llevando cualquier cosa menos lo que precisan. Y si la no la respetan, están traicionando su propia voluntad de ahorro: no se tienten, piensen en la tranquilidad económica que, en el mediano plazo, les darán estas mínimas restricciones. También es conveniente comprar con antelación para las fechas clave: día del padre, día de la madre, navidades, etc. Si salen de compras a último momento seguramente, en el apuro, comprarán más caro.

comentarios