Tengo un gato y estoy embarazada. ¿Hay algún peligro?

Los gatos y los bebés no son incompatibles, pero tienes que tener en cuenta ciertos cuidados, sobre todo, para no contagiarte toxoplasmosis.

la toxoplasmosis en las embarazadas-2


El problema de los gatos es una enfermedad que se llama toxoplasmosis. Es producida por un parásito microscópico que puede afectar a todos los animales de sangre caliente e inclusive al ser humano.

Según la Asociación Argentina de Medicina Felina (AAMF) los felinos son los únicos animales donde el parásito produce huevos, por esto se llaman huéspedes definitivos.

El contagio

Las personas se contagian si toman contacto con heces de un gato que porta el parásito. Los gatos que andan por los tejados o que salen a dar vueltas por los jardines de tus vecinos tienen más probabilidades de contraer toxoplasmosis que aquellos que sólo circulan dentro de tu casa.

Sus riesgos

“El mayor riesgo se produce cuando la infección se contrae durante los primeros cinco o seis meses del embarazo”, indican en la AAMF. De acuerdo a la Asociación Norteamericana de Embarazo los efectos que el parásito de la toxoplasmosis puede producir en el bebé son: nacer prematuro, con bajo peso al nacer, con fiebre, con anormalidades en la formación de la retina, con retardo mental, con un tamaño anormal de la cabeza, tener convulsiones y calcificaciones cerebrales.

Durante el tercer trimestre del embarazo los riesgos de que el feto contraiga la enfermedad son aún mayores aunque el riesgo de daño del feto decrece porque su desarrollo está muy avanzado.

Precauciones

Generalmente la exposición a las heces del gato ocurre en los jardines. Por eso, si hay gatos que rondan tu jardín tratá de evitar que tu gato esté en contacto con ellos. Sin embargo la mejor opción sería que alguien más lo cuidara durante tu embarazo.
En el caso de que tengas que limpiar tú la caja de tu gato es recomendable que uses guantes, al igual que si realizás tareas en el jardín de tu casa. Y recordá siempre lavar bien tus manos después de realizar estas tareas.

Controles médicos

El examen de toxoplasmosis es de rutina cuando una mujer queda embarazada. Pero se recomienda, siempre, hacerse el examen antes de planear concebir un hijo. Para aquellas mujeres embarazadas que porten el parásito de la toxoplasmosis existen tratamiento con antibióticos para disminuir los riesgos en el bebé, que serán debidamente indicados por el médico.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×