Organizando los gastos fijos

Los gastos fijos son aquellos que es preciso hacer con frecuencia, como los relacionados con la alimentación, la higiene y la buena salud del bebé. Es fundamental organizarlos.

Organizando los gastos fijos

Una enumeración más o menos habitual (porque varían con cada niño) incluiría pañales, ropitas, leche maternizada si es necesaria, biberones y chupos , papillas cuando llega el momento, cobertura médica, productos de higiene, etc. Aunque en algunos rubros no se trate necesariamente de la elección de ustedes sino de la que su bebé prefiera (como verán algunos bebés tienen sus propias preferencias en lo que a teteros y chupos se refiere), en otras sí seguirá siendo la opinión de los padres la opción que prevalezca.

Ahora, frente a tantas necesidades, se preguntarán cómo lograr que la economía familiar no sucumba. Aunque no lo crean, no es tan difícil.

Para empezar, hay ciertas cosas que resultan más económicas si se las compra en grandes cantidades. Nadie dice que se vayan a un mayorista (aunque no es tan mala idea, si combinan con otros papás y forman un pool, a todos les resultará provechoso), pero sí que presten atención a cómo pueden variar los precios de un mismo producto si los compran por unidad o por una cierta cantidad. Por ejemplo, saben que es inevitable necesitar una cierta cantidad de pañales, entre otras cosas básicas, porque debe figurar en la lista de elementos que no pueden faltarles en casa en esta etapa del bebé. Entonces, cuando van de compras, háganse a la idea de que es mejor llevar la cantidad que estiman necesaria para el mes, o al menos para dos semanas. De esa manera no solamente ahorrarán dinero sino que además se aseguran tener siempre una buena provisión de un producto esencial para su bebé. Apliquen el mismo sistema para otros básicos, como el óleo calcáreo, las toallitas húmedas, el algodón, los pañuelos de papel, etc.

Charlen con otros papás recientes, ellos seguro que les van a poder pasar buenos datos sobre tiendas y promociones para conseguir productos de calidad a precios razonables.

Chupos y tetinas de biberones deben ser cambiados periódicamente. Si su bebé se acostumbró a un modelo, aprovechen para comprar varias unidades juntas. Pero además, teniendo siempre un repuesto evitarán malgastar el dinero saliendo a las 11 de la noche a comprar el primer chupo que encuentren, que seguramente su bebé no aceptará.

Si su bebé toma regularmente leche maternizada esto será un gasto fijo importante. Evalúen qué les resulta más económico, si comprar la versión en polvo o el envase individual.

A la hora de decidir una cobertura médica, opten por un plan familiar especial para grupos con bebés. Suelen tener coberturas más completas y cercanas a las necesidades que se les presentarán. Además, esto les evitará pasar apuros o descubrir que, por más que cumplan con los pagos, no cuentan con beneficios en medicamentos pediátricos.

comentarios