Semana 22: Maternidad sin secretos

El aprendizaje sobre los secretos de la maternidad es cada día más simple y gratificante, porque tu bebé responde espléndidamente a los estímulos. Además, cada vez va incorporando más alimentos…El aprendizaje sobre los secretos de la maternidad es cada día más simple y gratificante, porque tu bebé responde espléndidamente a los estímulos. Además, cada vez va incorporando más alimentos…

390_f2


Se acerca la mitad del año

Es sorprendente y divertido notar como la curiosidad y el esfuerzo son la base del desarrollo de tu pequeño. La comunicación entre ustedes ya casi no tiene secretos y pueden entenderse con sólo algunos gestos o sonidos.

Todos los días aprende algo nuevo. El tiempo pasa rápido y en cualquier momento te sorprenderá con su primer “¡mamá!”. Por ahora, cada día más activo, reconoce su nombre, se sienta casi sin ayuda, mueve la cabeza hacia los sonidos de voces, sobre todo la tuya, se da vueltas boca arriba y abajo y balbucea y grita, repitiendo sonidos que escucha. Es más simpático con la gente conocida, y más desconfiado con los extraños. Puede agarrar objetos y sostenerlos en sus manos.

A esta edad a tu bebé seguro le encanta que lo sostengas parado, y posiblemente va a subir y bajar con sus piernitas una y otra vez. Es un buen momento para ajustar sus habilidades de comunicación y enseñarle algunas palabras, acompañadas de gestos, que seguro ya entiende, como “comer”, “bañar”, “dormir”, “vamos”, etc. En breve va a imitar tus movimientos e intentará repetir los sonidos.

¡A comer!

Entre los meses cinco y seis, algunos padres deciden sumar alimentos sólidos a su dieta regular, empezando con purés, frutas y yogurt, siempre siguiendo las recomendaciones del médico. Otros esperan hasta que el bebé cumpla los seis meses, ya que todo el alimento que necesita realmente puede obtenerlo de la leche. La mayoría de los pediatras actualmente se inclina por comenzar a introducir alimentos a los seis meses.

De cualquier manera, puedes ampliar su alimentación. Primero tienes que hacer la prueba de la cuchara y chequear si no la rechaza. El reflejo del rechazo es básico en una etapa para que no traguen todo lo que encuentran por ahí.

Además, es fundamental que pueda sentarse y sostener su cabeza para pasar a la etapa de alimentos sólidos. En realidad, el mejor dato que revela si está listo para comer es su curiosidad e interés en la comida de los adultos. Confirma con tu médico cuáles son los mejores alimentos para tu pequeño en esta etapa. En general se recomienda que empieces con jugos suaves naturales y sin azúcar.

Los especialistas sugieren darle sólo un alimento nuevo por semana para que se acostumbre y para confirmar que no tenga ninguna reacción alérgica. Si no quiere comer sólidos no lo obligues. Cuando esté listo te lo va a demostrar inclinándose hacia adelante y abriendo la boca y pidiendo más.

Y prepárate para el enchastre cuando efectivamente quiera comer sólidos: no hay babero que resista a un bebé revoleando al aire la cuchara llena o intentando meterla en su boca. Es importante que aprenda a comer solo pero necesitarás de paciencia porque quizás le llevará un tiempo. Se va a meter también los dedos en la boca, porque lo ayudan a tragar, y va a escupir mucho cuando se llene demasiado la boca. Nunca lo dejes solo comiendo, puede atragantarse y te necesita cerca.

Un dato a tener en cuenta: comer alimentos sólidos lo ayudan a hablar, ya que así desarrolla los músculos de la boca que permiten que articule las palabras.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×